jueves, 25 de julio de 2013

Un lifting facial desde la cocina! La dieta reafirmante de 3 días!

Para quienes no conocéis al Dr Perricone os dejo este enlace : Filosofía Dr Perricone  de un post anterior. Y para los "enamorados Perricone"  os cuento una parte de su libro Cómo prolongar la juventud.

                             
La dieta reafirmante de los 3 días es saludable y anti-inflamatoria, ayuda a eliminar el hinchazón y mejorar la firmeza y el tono de la piel. Perricone  recomienda seguir una higiene alimentaria rica en antioxidantes durante solo 3 días para conseguir unos resultados inmediatos. Y a mi me resulta tan fácil de hacer y noto tanto su efecto reafirmante que me gusta compartirla con vosotr@s.

La base de esta dieta es el salmón, que hay que tomarlo 2 o 3 veces al día. El salmón, y especialmente el salmón salvaje, es muy beneficioso para el organismo y para  la piel, porque contiene DMAE, astaxantina y ácidos grasos esenciales que mejoran la luminosidad, firmeza y apariencia del tejido.

                


El DMAE es un sustancia nutricional anti-inflamatoria que está naturalmente presente en el cuerpo humano en pequeña cantidad;  es importante y necesaria para la producción del acetilcolina, un neurotransmisor. La acetilcolina es esencial para la comunicación entre el sistema nervioso y los músculos. Para que exista la contracción múscular  la acetilcolina  envia señales... Por esto el DMAE combate la flacidez de la piel que se produce por el envejecimiento.
La Astaxantina es un antioxidante de origen marino muy potente que se encuentra en algas, salmón, truchas y crustáceos. Protege la membrana celular del estrés oxidativo y la inflamación ayudando a disminuir las arrugas y aportando muchos otros beneficios. 
Los ácidos grasos esenciales (Omega 3, 6 y 9) son grasas poliinsaturadas que necesitamos aportar al organismo a través de la dieta porque este no puede prodcucirlos ni sintetizarlos. Mejoran la absorción de nutrientes y son responsables de mejorar la memoria, el humor y mantener la piel radiante y sin arrugas.

 

Y aquí os dejo el menú, es importante no seguirla durante más de 3 días.   

Desayuno

Tortilla de 3 huevos y/o 115-170gr de salmón salvaje de Alaska a la plancha
½ vaso de copos de avena (no instantáneos)
1 trozo de melón o 1/3 vaso de bayas (arándanos, frambuesas...)
300ml de agua mineral

Comida

115-170 gr. de salmón salvaje de Alaska a la parrilla
2 vasos de ensalada verde (lechuga o espinacas con zumo de limón y aceite de oliva virgen extra).
1 kiwi o 1 trozo de melón
300 ml de agua mineral

Merienda

1 manzana vede
60 gr. de pavo o 170 gr. de yogur natural sin azúcar ni edulcorante
1 puñado de avellanas, almendras o nueces

Cena

115-170 gr. de salmón salvaje de Alaska a la parrilla
2 vasos de ensalada verde aliñada como en la comida
½ vaso de verduras al vapor (espárragos, brocoli, espinacas, etc. No sirven verduras como zanahorias, patatas o remolacha)
1 trozo de melón o bayas
300 ml. de agua mineral

Antes de dormir

1 manzana o pera
60 gr. de pechuga de pavo o pollo
1 puñado de avellanas, almendras o nueces



En su libro también presenta una dieta de 28 días, que ayuda a cambiar el estilo de vida y la piel a través de la nutrición correcta. Pero recuerda, esta en concreto no es bueno hacerla durante más de 3 días seguidos.

Yo compro el salmón salvaje de Alaska en la pescadería del Corte Inglés, os lo comento porque no es fácil encontrarlo y no sirve cualquier tipo de salmón. Este en concreto tiene menos grasa y es mucho más sabroso que los de acuicultura, y lleva más cantidad de selenio, vítaminas y proteinas de alta calidad.



Un nutricosmético muy recomendable para mantener los efectos de la dieta es el Omega 3 de Perricone, extraido del salmón salvaje de Alaska y con un proceso de filtrado de metales, lo puedes encontrar pinchando AQUÍ. Además consigue levantar el ánimo, regular el peso y controlar la salud cardiovascular...

Cuéntame si te animas a hacerla los cambios que notas, yo de vez en cuando la hago y en mi caso concreto es espectacular.

Gracias por participar en este blog con tu comentario.

Marta García