martes, 8 de febrero de 2011

Sabes todo lo que tienes que saber de las protecciones solares?

Protección solar, cuál y cómo?

Del correcto uso de la protección solar depende la salud y la belleza de la piel.
Antes de disfrutar de la playa o de estos fantásticos días de sol que tenemos, debes tener en cuenta una serie de reglas básicas. No te confíes. Aunque creas que las conoces, algunas pasan desapercibidas en nuestras rutinas diarias.
Los protectores solares y los aftersun necesitan un manual de uso para contribuir a una piel sana y cuidada.
 



Elige bien el protector!  
El 1º paso empieza aquí, es esencial elegir correctamente el índice de protección adaptado a tu fototipo. No obstante y aunque se tenga un fototipo alto, en las primeras exposiciones debe utilizarse, al menos, un SPF 15 antioxidante. Los fototipos I (cabello pelirrojo y tez lechosa) necesitan protección máxima. Según la clasificación de COLIPA en la CEE estas protecciones se corresponden a un SPF+50. Los fototipos II (cabellos rubios y tez clara) necesitan una protección alta, es decir, un SPF de entre 30 y 50. Existen específicos si practicas deporte, sudas mucho o te encantan los baños, que resisten perfectamente estas circunstancias. Los fototipos III (cabello castaño y tez clara) necesitan protección media, un SPF de entre 25 y 15. Los fototipos IV (cabellos muy oscuros y tez mate) necesitan una protección más baja, de entre 15 y 20.

Por otro lado, la cantidad es importante:

Es importante usar la cantidad adecuada de protector solar y repetir las aplicaciones cada 2 horas aproximadamente.
Para el cuerpo el cálculo es de dos tubos de 100 ml. cada uno en los cinco primeros días de exposición, repitiendo correctamente la aplicación a lo largo del día. Para el rostro, cuello y escote es suficiente con un tubo de 50 ml en el mismo periodo de tiempo. En ambos casos es aconsejable repetir la aplicación después de cada baño y al salir del agua secar bien la piel para evitar el efecto lupa, ya que las gotas de agua favorecen la aparición de quemaduras solares.

En cuabto a los protectores del año pasado - Una vez abiertos es mejor que transcurridos 12 meses los deseches, su protección se ha podido ver alterada . O que te asegures de que no estan alterados, comprobando la fecha de caducidad una vez abiertos.

¿Y después del sol?  No olvidar nunca los after-sun que restituyen el equilibrio de la piel y aumentan la tasa de hidratación.

Para el día a día mi recomendación es clara, no abuseis de llevar la piel en una "burbuja", protegida con protecciones altisimas que no dejan a la piel defenderse, acostumbrandola a vivir super-protegida. Es preferible sin lugar a dudas un factor de protección de ciudad para el día a día,  y una protección más alta cuando vas a exponerte al sol. De este modo sus defensas naturales estarán activadas y la piel se defenderá por si misma, esto siempre y cuando el médico no os haya recomendado aplicarla a diario por alguna patología personal.

Entre mis protecciones preferidas están las de Natura Bissé, tienen un relación calidad-precio inmejorable; y además acaban de sacar 2 productos libres de parabenes, se trata de SPF 30 Oli Free y SPF 50 +.  

No dejeis de probarlas esta temporada!